Massage Express · Servicio de Masajes en Silla · Servicios profesionales a empresas, instituciones y personas · Reflexología · Sillas para masajes · Camillas para masajes · Productos para masajes
Massage Express · masajes express · masajes relajacion · camillas para masajes · centro masajes · masajes a domicilio · masajes corporales · masajes espalda · masajes profesionales
 
 

Diga No a la Comida Chatarra

Artículo extraido de: http://www.revistamundonatural.com/noticia.cfm?n=735

La noción de que la salud de los niños está en grave riesgo por el consumo de los llamados alimentos chatarra, por fin entró en la conciencia de las autoridades de salud y desde hace algunos años se hace hincapié en que estos productos no deben expenderse en los planteles educativos y que los padres de familia, empaquen para sus hijos algún alimento preparado en casa para la hora del recreo.

Si bien, esta iniciativa es un buen punto de arranque, la verdad es que estamos rodeados de productos chatarra, no solo los niños sino también los adultos y somos bombardeados por la publicidad que incita a consumir este tipo de alimentos, que ya es costumbre aceptada comprar refrescos, papas y botanas fritas, galletas, dulces y golosinas, además de antojitos de todo tipo, que se consiguen en cualquier tienda de la esquina. 

El consumo de comida chatarra se ha convertido en una peligrosa costumbre que afecta a la población en general, en muchos casos para toda la vida. Esta nefasta forma de vida se ha apoderado de la mente de los padres y no se dan cuenta de lo nociva que es para los niños, cuando puede conducir a múltiples enfermedades y trastornos variados durante la vida del pequeño. 

Esta costumbre está tan arraigada en la población, que el hecho de llevar a los niños a “comer” a McDonalds o ir al oxxo a comprar algo para tomar, ha sustituído la sana costumbre de llevar a los niños al parque y preparar una merienda para llevar, antes de salir de casa. 

El Razonamiento 
Los niños y los adolescentes en sus constantes etapas de crecimiento, necesitan una excelente nutrición y desde luego que lo menos indicado para lograrla, es la comida chatarra o comida basura. 

En la primera infancia, ya se echa de ver la mala alimentación, cuando el niño desarrolla “alergias”, obesidad y un sinfín de enfermedades que hacen que la familia viva dependiendo del médico y el botiquín de casa parezca sucursal de la farmacia. 

La explicación de tanta enfermedad y malestar es simple: obedece a una dieta deficiente, limitada de nutrientes que sin duda llevan al sistema inmunológico a su más bajo funcionamiento, y a carecer de los recursos que necesita para hacer frente a una enfermedad, por leve que ésta sea. 

Además, los niños mal alimentados tienen menos energía y son menos capaces de concentrarse y ahora con más frecuencia que nunca, desarrollan problemas de aprendizaje y de comportamiento, tan comunes hoy en día. 

Para construir la salud a largo plazo de sus hijos, los padres deben luchar contra esta epidemia con todos los recursos que puedan reunir. 

En los padres está la solución, el niño debe aprender buenos hábitos de alimentación desde que nace y aprender a disfrutarlos durante su infancia y adolescencia, ya que estos probablemente durarán toda su vida. 

Ayúdelos a aprender a comer 
Durante el embarazo y la etapa de la lactancia, la madre debe comer alimentos sanos y naturales, pues por investigaciones científicas se ha comprobado que los sabores picantes y condimentados, se transmiten a través del líquido amniótico y de la leche materna, que tienden a pasar estas preferencias de sabores al bebé. 

Cuando el niño es destetado y comienza a comer alimentos sólidos, no renuncie a darle algún tipo de comida porque parece no ser de su agrado. Algunas madres suelen decir “no le gustan las verduras”. Antes de decidir que un alimento no le agrada al bebé, debe ofrecérselo por lo menos veinte veces, pero recuerde que cuando introduce una comida nueva en la alimentación del nene, dele primero un bocado y paulatinamente vaya aumentando la cantidad, hasta que consuma una porción completa. 

El paladar del niño lo forma la madre, como los niños comienzan comiendo frutas, cuando se introducen las hortalizas, es común que los sorprenda el nuevo sabor y muestren señales de rechazo. A medida que el bebé crece, debe insistirse en que coma zanahorias, espinacas, calabacitas, papa, etc. y que se acostumbre a una variedad de sabores y texturas y no solo frutas y sabores dulces. Evítense los alimentos para bebés envasados que contienen conservadores. 

Primero se le darán alimentos molidos hechos puré y paulatinamente a medida que le salen los dientes, alimentos picados para aprender a masticar. Juegue con ellos y los alimentos, utilice su imaginación. Recuerde que a los niños les divierte por ejemplo, comparar al brócoli con árboles pequeños. 

Si al niño mayorcito no parece agradarle alguna verdura en particular, ofrézcale una fruta como recompensa después de comer esa verdura. 

La naturaleza ofrece una gran variedad de frutas y verduras. Los niños deben aprender a comer de todo y se les debe enseñar a comer los frutos y hortalizas propias de cada estación. En la variedad está el gusto, y en el equilibrio o balance, la salud. 

Insista en advertir al niño y adolescente que la comida chatarra es mala para la salud. Advierta que el comer burritos, fritos y refrescos no es la mejor opción y que la comida preparada en casa siempre será lo más adecuado para su salud. Los niños y los jóvenes son inteligentes y pronto aprenderán a diferenciar lo que les es benéfico de lo que les causa mal. 

Sea exigente, vale la pena.

SI DESEA VERSE BIEN PARA ESTE VERANO, REDUCIR CENTIMETROS EN CADERA, ABDOMEN Y GLUTEOS, RECOMENDAMOS QUE NOS VISITE EN NUESTROS LOCALES DE MALL PLAZA OESTE Y SANTIAGO CENTRO, CONOZCA NUESTROS SERVICIOS DE MASAJES REDUCTIVOS. CONSÚLTENOS AL 2-2688-6615 O AL EMAIL contacto@massage-express.cl

 

 

 
Massage Express Ltda. 2003. Todos los derechos reservados.